Lograr Salir de Puerto Rico fue un Milagro

 

20171003_095327

Luego del paso del huracán María por Puerto Rico pude salir de la isla en el tercer avión de cuatro que salieron el viernes, 22 de septiembre desde el aeropuerto de San Juan, Luis Muñoz Marín, antes de ser cerrado nuevamente. Entérate de cómo fue mi experiencia.

El domingo antes del paso de huracán fue que caí en cuenta de la peligrosidad que el huracán María significaba para Puerto Rico. En casa estábamos listos para la llegada del huracán sin tener idea lo que significaba la categoría 5 sobre nuestro territorio. Teníamos la idea comparándola con el Huracán Hugo en el 1989 y Georges en el 1998. Mientras más se acercaba más dudas nos creaba. Dos días antes de la tormenta lograron confirmar mis vuelos para el viernes, dos días luego del paso del huracán , pensando que ya para ese día todo estaría bien.

Como ya todos saben María fue el peor de todos los huracanes que han pasado por Puerto Rico. Al no tener comunicación con la linea aérea me dejé llevar por las noticias, en donde decían una y otra vez que el aeropuerto estaba cerrado. Nunca entendí porque decían eso. Por otro lado mientras decían esa información me confirmaban desde Filadelfia que el vuelo salía “on time” y que todo estaba corriendo bien. Terminé de hacer mi maleta el día del vuelo porque siempre pensé que el aeropuerto estaba cerrado, pero decidí tratar de ir.

Saliendo para el aeropuerto ví la devastación que el huracán había hecho de Bayamón a San Juan. Cuando estábamos a 3 minutos del aeropuerto nos viraron porque estaba inundado y tenia que coger un a ruta alterna con la posibilidad de perder mi vuelo porque ya estaba tarde. Cuando llegué al aeropuerto estaban como siempre los maleteros listos y llamé a uno para que me ayudara en todo el proceso del “Check-in” como siempre lo he hecho cuando estoy con el tiempo justo y con muchas maletas.

El maletero nos llevó las maletas por agricultura, te cuento que la revisión fue a mano. Para mi sorpresa el aeropuerto estaba sin luz. Un empleado se me acercó y me preguntó el numero del vuelo y me indicó donde hacer la fila. No había luz ni aire acondicionado. Estuvimos 3 horas en esa fila. no había nadie en los mostradores de las lineas aéreas. Durante esas tres horas conocí las historias de los pasajeros del vuelo de American Airlines 740. Conocí a una familia que venia de Maunabo y se tardaron 6 horas en llegar al aeropuerto, también una pareja con dos bebés que eran refugiados de Barbuda. Otra de las personas que conocí estaban en la isla para visitando familiares y unos honeymooners. Todos con historias increíbles sobre su experiencia durante el paso del huracán María. Nadie se quejo de la fila ni del calor solamente lo que querían era poder salir de la isla.

20170922_140325

Cuando nos notificaron la forma de operar el vuelo me sorprendió grandemente. La linea aérea abrió el mostrador con los empleados más amables del planeta. Donde ellos veían la necesidad de poder sacar el vuelo lo antes posible. Cuando pasamos al mostrador los empleados estaba sin luz con una linterna y un teléfono. Me pidieron el número de confirmación ellos llamaron a la linea aérea confirmando los nombres. Luego me pidieron las identificaciones y me hicieron un boleto a mano. Era una situación muy irreal se veía la emergencia en todos los sentidos. Mi vuelo se supone saliera a la 1:15pm y eras las 2:15pm y faltaban muchísimas personas por verificar. American Airlines no cobró maletas y de verdad que tengo que felicitar a sus empleados porque en un momento de tanta tensión sólo lo que nos decían, tranquilos que su vuelo va a salir tarde pero seguro. Las maletas fueron transportadas hacia el avión por maleteros que las llevaron saliendo por la entrada del aeropuerto. Todo el mundo se quedaba sorprendido, pero confiamos en que nuestras maletas llegaría a nuestro destino.

20170922_155849

Luego pasamos para hacer la fila de seguridad. Cada uno de los pasajeros fueron inspeccionados de forma manual totalmente. Los empleados fueron muy consientes de la emergencia y explicaron detenidamente el proceso para no tomar de sorpresa ni ofender a nadie de ser tocado de forma incómoda. La fila y la espera fue larga pero cada uno de los pasajeros lo que quería era salir de la isla. La espera fue alrededor de 2 horas más sin luz ni aire acondicionado. Quiero darle las gracias a los empleados de seguridad estaban pasado la misma emergencia de nosotros y su actitud positiva y de muchísima paciencia y de calme fue de mucha ayuda para darle paz durante la larga espera. Una vez pasamos seguridad ya estaba a un paso más para salir.
Una vez nos montamos en el avión las azafatas fueron muy amables con nosotros hasta nos dejaron sentar donde quisiéramos. Una vez sentada en el avión me entro el sentimiento de todo lo que había pasado el paso del huracán y de toda la situación que estaba dejando atrás , por la seguridad y salud de mis hijos.
El capitán nos dio la bienvenida y nos informó que tenían que cambiar la ruta porque el huracán Maria estaba por República Dominicana. Sus palabras nos pusieron nerviosos porque pensábamos que el vuelo no iba a salir. Al final el capitán nos aseguró que nuestro vuelo saldría tarde pero seguro.

Una vez salió el vuelo nuestro corazón paró por un momento mirando Puerto Rico desde el cielo más oscuro que nunca. Fue un viaje de mucho silencio con muchas historias que contar de lo que vivimos durante el paso del Huracán Marìa. Esta experiencia nos marco para toda la vida. Fue el día en que el mundo dirigió su atención hacia la isla del encanto, Puerto Rico.

20170922_175312

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*